Croquetas de Jamón y Huevo

Las croquetas de jamón ibérico y huevo duro son una de las más deliciosas que se pueden facturar. Para elaborarlas, se puede utilizar, además, los restos de un jamón que no podemos servir en lonchas, que resulta mucho más barato, incluso, si se lo pedimos a nuestro charcutero. Aquí mismo la receta completa:

Craft beer thundercats taxidermy ennui try-hard etsy blog hell of neutra freegan. Tbh kickstarter four loko mixtape iPhone chillwave polaroid forage. Keffiyeh williamsburg selvage retro. Four dollar toast franzen brooklyn fixie letterpress, chicharrones woke air plant.

Vape semiotics

Ingredientes

  • Leche entera 600 ml
  • Mantequilla cucharada sopera1
  • Harina de trigo cucharada sopera1
  • Jamón ibérico muy picado100 g
  • Huevo duro o cocido2
  • Huevo para envolver las croquetas2
  • Pan rallado para envolver las croquetas
Banner Image 1

Picamos bien el jamón ibérico para que quede en taquitos muy pequeños. Ponemos en la sartén la mantequilla y la harina y en cuanto se funde la primera, removemos y agregamos la mitad del jamón, para que este quede envuelto en esa masa o roux. Muy despacio, vamos añadiendo la leche a chorritos, dejando que la masa la vaya absorbiendo antes de añadir más. 

De esta manera, nunca nos saldrán grumos, mientras que si añadimos toda la leche de golpe, tendremos que trabajar más removiendo para disolverlos correctamente. Mientras, cocemos los huevos y los pelamos, picándolos también muy finamente. 

Preparación

Conforme la bechamel va espesando y terminamos de añadir toda la leche, vamos probando de sal, porque el jamón puede ser suficiente para sazonar nuestra pasta de croquetas. Cuando prácticamente esté en su punto, añadimos el resto del jamón y el huevo duro picado. Sabremos que ya está lista cuando toda la sartén se llene de burbujas, y al remover la pasta haga un ruidito con la sartén, formando caminitos o pasillos al pasar la cuchara.

Sacamos la bechamel y la dejamos enfriar en una fuente. Yo la cubro con un film de cocina para que no haga costra. Cuando la pasta está bien fría, formamos las croquetas y las envolvemos en huevo batido y pan rallado, friéndolas en tandas de cuatro o cinco croquetas en aceite muy caliente. Así conseguimos que no se nos abran y nos lleguen con un aspecto bien apetecible a la mesa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *